El impacto que tienen las empresas pequeñas y medianas dentro de la economía de un área específica es realmente notable, ya que ellas representan un aproximados del 90% del total de negocios que se encuentran en el área, por lo que son estas las que generan mayor volumen de empleos, más que aquellas compañías consideradas grandes. A pesar de que es un hecho la importancia de las Pymes en todas las economías mundiales, este tipo de empresas suelen tener muchos problemas, principalmente aquellos relacionados con cuestiones de estructura interna.

La falta de un seguimiento o de una buena planificación estructural merma el crecimiento de la empresa, dañando la competitividad y la capacidad de sobrevivir al mundo empresarial. Principalmente porque las compañías grandes suelen restringir mucho a las Pymes, principalmente porque hacen uso de herramientas que, no siempre, las empresas pequeñas o medianas pueden tener tan fácil acceso. Por otro lado, el hecho de no contar con una buena organización del personal y con áreas determinadas, también daña el crecimiento, ya que las capacidades de las personas no son evaluadas de la forma correcta como para saber si son aptos para el puesto. Las empresas que están conscientes de este factor, suelen recurrir a algún head hunter México.

Estas debilidades estructurales afectan de manera significativa al negocio porque no cuenta con las herramientas o el plan necesario como para poder sobrevivir ante cualquier crisis. Debido a todos estos factores por lo que cruza una Pymes, muchas organizaciones tienen como propósito el poder ayudar a este tipo de empresas, alentando su crecimiento económico, su competitividad dentro del mercado y la creación de empleos dentro de la zona en donde se desarrolla. De igual forma, también se les puede asesorar acerca de las herramientas que pueden implementar para mejorar su posicionamiento dentro del mercado al cual van dirigido.

Si se desea el crecimiento de la empresa, es necesario que se analicen diversos factores para desarrollar una estructura más sólida

Factores internos: Es importante que se analice el entorno empresarial, buscando aquellos puntos que pueden dañar la estructura interna de la empresa. Indagando todo lo que involucran las cuestiones internas… empleados, gerentes, organización, comunicación, entre otros.

El tamaño y la capacidad: De acuerdo a la fase de ciclo de vida en la que se encuentra la compañía, se desarrollarán técnicas que permitan mejorar el crecimiento de la empresa. Esto también ayuda a visualizar de una mejor forma la capacidad que puede cubrir la empresa, principalmente para evitar el fracaso y la decadencia.

Propiedad: Nos referimos al apoyo de los accionistas, en donde entre mayor número de accionistas hay, mejor gestión debe de haber. Por lo que es necesaria que las acciones de estas personas ayudan a incrementar la rentabilidad de la empresa.

Factores externos: Esto en cuanto al análisis de todas aquellas acciones externas que permiten impulsar el crecimiento empresarial.

Competidores: El tener en cuenta el impacto de los competidores ayuda a que las empresas Pymes permitan desarrollar estrategias para mejorar el crecimiento, tomando en cuenta todos los elementos que usa la competencia para tratar de llegar a su nivel, incrementando sus posibilidades de mejoramiento de posicionamiento en el mercado.

Clientes: Analizar los intereses del mercado meta ayuda a que las personas tengan una mejor visualización acerca de los precios o de la calidad que pueden usar para forzar a los clientes a consumir el producto o servicio que se ofrece.

Proveedores: Se necesitan de proveedores que puedan mejorar el ritmo de crecimiento del negocio, sin la necesidad de que haya un incremento en los precios de fabricación.

El impacto de las Pymes es muy fuerte dentro de la economía, por lo que es importante que para que sigan triunfando en el mercado desarrollen una estructura organizacional más fuerte. El llevar a cabo esto, aumentan las posibilidades de crecimiento y evitar crisis en la empresa.